Vallados en madera

Vallados

La madera tratada (creosotada o tanalizada) es el sistema estable de vallado más popular, práctico, de menor coste de instalación, duradero, de nulo mantenimiento, estética más cuidada e idóneo para caballos.

Tablones y listones de madera listos para tratar en autoclaveLa madera tratada en autoclave, esto es, impregnada externa e internamente, tiene una duración media de 20 años y puede conseguirse en varias presentaciones o acabados. En lo tocante a caballos y si se trata de cercados donde estén en libertad, es preferible el uso de madera creosotada, de color marrón, ya que la creosota es un derivado del petróleo cuyo olor y sabor les desagrada y no suelen roerlo. El tanalizado, es un tratamiento a base de sales minerales de color verdoso, más interesante para fincas de caza, usos urbanos, pistas, delimitaciones, tutores de plantas, etc. que, además, es susceptible de ser pintado. Si se quiere usar para prados o paddocks es conveniente protegerlo con pastor eléctrico.

El vallado con madera tratada es sencillo y rápido de instalar. Es el soporte ideal de la malla de alambre o del vallado eléctrico. Generalmente no precisa hormigonado. Sin mantenimiento, aguanta bien las diferencias climatológicas, los parásitos, agua dulce, salada, estiércol… y en los inevitables accidentes, absorbe parte del golpe y puede romperse sin menoscabo o daño para el animal, con una reposición puntual fácil y barata.

Las maderas más usadas para confeccionar vallados son el pino y la picea (abeto) por su estructura favorable a recibir tratamiento. Hay que hacer notar que en este tipo de maderas es prácticamente inevitable, sobre todo en el centro de la península donde el clima continental español es más extremo en sus cambios de humedad, que se produzcan fendas más o menos profundas y que los postes “se abran”. Este proceso no afecta a su resistencia, pero sí a su estética. En el poste torneado se producirá igualmente este fenómeno.

LUPA suministra postes y tablones para distintos usos con los dos tipos de tratamiento, de diferentes dimensiones y diámetros pero, respecto a vallados para caballos, los modelos más usuales son los que encontrará en el listado adjunto.

Imprimir