POTABILIZAR AGUA DE POZO PARA CONSUMO ANIMAL

POTABILIZAR AGUA DE POZO PARA CONSUMO ANIMAL

El agua es un nutriente importante en la alimentación animal, ya que tiene una incidencia directa en los ciclos biológicos y es determinante para mantener unas constantes fisiológicas adecuadas. Además, el agua sirve como vehículo de nutrientes, juega un papel importante en la regulación de la temperatura corporal y actúa como “lubricante” en las articulaciones del esqueleto. Para entender su importancia, basta con reparar en que es el componente mayoritario del organismo de los animales, representando entre el 50%-70% del de los adultos y hasta un 90% del de los jóvenes.

Por otro lado, no hay que olvidar que el agua también puede ser un importante portador de transmisión de microorganismos patógenos, por lo que su control en la explotación es fundamental para garantizar la bioseguridad. ¿Cómo potabilizarla? con un tratamiento de cloración.

La cloración de depósitos y pozos es uno de los pilares fundamentales en un correcto protocolo de bioseguridad en ganadería. La cloración consiste en la administración de cloro al agua para matar las bacterias y otros contaminantes microbianos. Para que sea efectivo, el cloro tiene que estar cierto tiempo en contacto con el agua. Su eficacia se reduce con un pH alto y con temperaturas elevadas. Existen diversos tipos de desinfección del agua con cloro, como son los sistemas de cloro gaseoso, hipoclorito de sodio, dióxido de cloro, hipoclorito de calcio y de ácido tricloroisocianúrico. Vamos a centrarnos en el funcionamiento y el rendimiento de este último sistema para potabilizar el agua de pozo para consumo animal.

Fondo de pozo tradicional

Clorar el agua de pozo

El ácido tricloroisocianúrico tiene sus ventajas frente al cloro líquido o hipoclorito, ya que al ser cloro estabilizado dura más, incluso en los tratamientos de choque resulta más efectivo y fácil de controlar que otras fuentes de cloro que, aunque suelen ser más económicas, el contenido en cloro se evapora antes, producen olores más desagradables y requieren de tratamientos mayores (lógico porque el hipoclorito rinde 15% de cloro libre frente al 90 del tricloro). Igualmente, es más independiente del pH para su liberación correcta, mientras que el hipoclorito a pH neutro o ácido débil libera el cloro muy repentinamente. Para potabilizar el agua del pozo con ácido tricloroisocianúrico debe disponerse una dosis de uso, por ejemplo de 1 pastilla de 200 gramos de Previo Tabs (Laboratorios Zotal) por cada 40 m3 de agua y debe repetirse este proceso cada 20 días como dosis general, aunque las altas temperaturas, la presencia de materia orgánica, o dureza del agua, condicionarán el tratamiento, debiendo elevar la cantidad en caso necesario. El objetivo es conseguir al final de línea un cloro residual entre 0,5-1 ppm para que la calidad del agua sea apta para el consumo.

¿Cómo calcular los metros cúbicos de agua que tiene su pozo o depósito?

Para eso necesitará conocer la longitud y el ancho del mismo. Si fuera redondo, su diámetro y profundidad. Si está usted interesado en la potabilización con tricloroisocianúrico no dude en dirigirse a LUPA facilitándonos los datos de su pozo o depósito y recibirá una oferta personalizada de Previo Tabs de Zotal.